El Enduro

El enduro, término que procede de la disciplina de motos, se sitúa entre el descenso y el trail.

Se practica en recorridos técnicos de perfil descendente, pero esto no impide encontrar algunas subidas. Generalmente, el enduro se asocia a la montaña.

Las BTT de enduro deben ser polivalentes, a la vez eficientes y cómodas.

El enduro es una disciplina de la BTT que propone circuitos de perfil descendente. Favorece el placer, la buena convivencia, el descubrimiento y la autonomía.

La práctica del enduro debe basarse en las siguientes cualidades: técnica, polivalencia y gestión del esfuerzo.

Estos valores deben identificarse bien para distinguir el enduro del descenso y del cross-Country. Si bien el compromiso es forzosamente un componente presente en un recorrido de enduro, no es necesario que predomine sobre el aspecto técnico.

A la inversa, aunque el aspecto físico esté presente, no es un fin en sí mismo. Concretamente, esto significa que es muy factible integrar partes de pedaleo e incluso de subida. La dificultad del trazado debe hacer que la parte física sea un factor de selección (ya que el enduro requiere que quienes lo practican sean polivalentes) sin que toda la diferencia se base en estas secciones.

Para que el enduro encuentre el lugar que le corresponde y se confirme como una disciplina de pleno derecho, distinta de las otras, es conveniente encontrar un equilibrio justo, a medio camino entre el descenso y el cross-Country, sin tender hacia uno ni hacia el otro.

Al mismo tiempo, el recorrido se ha pensado para promover el placer de rodar y el descubrimiento. Por este motivo, los trazados son lúdicos y siguen en su gran mayoría senderos salvajes.